Segmentación de Mercados

Segmentación de Mercados

Segmentación de Mercados

Para entender cómo hacer la segmentación del mercado, puede pensar en ello como un proceso general a específico. Primero debe conocer el alcance más amplio posible de su producto y reducir su selección a partir de ahí.

¿Qué es la segmentación de mercado?

Para que su estrategia de marketing logre los resultados deseados, debe segmentar o dividir su objetivo público en categorías o subgrupos. Si bien su marca atrae a diferentes tipos de personas, no puede atraer a todos con el mismo tono o usar las mismas herramientas. Aquí es donde entra en juego la segmentación del mercado, que le permite adaptar la oferta de su empresa a las necesidades de sus consumidores.
Divide a tu público objetivo en grupos más pequeños con ciertas características comunes como edad, ubicación geográfica, ingresos, intereses, etc. Si no sabe a quién dirigirse y si no comprende completamente a su público, es muy probable que sus esfuerzos de marketing no produzcan los resultados deseados. Con la segmentación, puedes crear estrategias para cada tipo de consumidor para brindar una experiencia personalizada.

Segmenta tu mercado total

Para comenzar a segmentar su mercado en grupos más pequeños y más especializados, debe realizar una investigación que muestre quiénes son sus clientes actuales. Dependiendo de tu negocio, el primer filtro puede darte un público objetivo bastante amplio, pero desde aquí tienes una mejor perspectiva para aplicar los criterios o variables necesarias para la segmentación del mercado.

Tipos de segmentación de mercados

Segmentación demográfica

La segmentación demográfica se centra en agrupar el mercado en función de criterios como la edad, el sexo, el nivel educativo, la profesión, la creencia religiosa o el estado civil. Conocer estos aspectos es muy útil para tu negocio porque te puede dar datos muy concretos sobre tus potenciales clientes; La edad es uno de los factores más utilizados en este tipo de segmentación porque te puede dar una idea aproximada de lo que les gusta a tus clientes e incluso con qué dispositivos o campaña publicitaria se les puede llegar. No es lo mismo vender a la Generación X que vender a la Generación Z.

Segmentación geográfica

Este tipo de segmentación considera la ubicación geográfica de tu público objetivo y te permite segmentar por estado, ciudad, país, región y clima. Con el auge del comercio electrónico, la segmentación demográfica es menos importante que otras, pero saber dónde están tus consumidores sigue siendo útil.

Segmentación psicográfica

Puedes confiar en las redes sociales para este tipo de segmentación, ya que aquí se estudian los aspectos conductuales y psicológicos de los usuarios. Sus intereses, valores, actitud, estilo de vida, creencias o personalidad. Es una de las formas de segmentación más importantes en la actualidad, ya que los consumidores ultraconectados de hoy aprecian el contenido personalizado que se enfoca tanto en su forma de pensar como en su comportamiento. Tener en cuenta esta segmentación te ayudará a entender cómo comunicarte con tu audiencia; en qué idioma hablarle, por qué canal e incluso con cuántas emociones.

Elige tu público objetivo

Ahora estás ante una bifurcación de caminos: cada mercado segmentado presenta distintas oportunidades. Analiza entonces el momento en que tu marca, producto o servicio se encuentra, a cuántos de esos públicos se puede dirigir en esa ocasión con una propuesta de valor atractiva y si vale la pena utilizar tus esfuerzos en varios o es preferible empezar con uno solo. Cuando se trata de una novedad, ya sea la primera vez que incursionamos con tu producto o que estás por hacer un lanzamiento que debe brillar entre tu catálogo existente, es mejor concentrarte en un mercado objetivo

Selecciona el público meta

De ese mercado objetivo vas a seleccionar tu público meta. Aquí ya no vas a ver únicamente criterios, sino comportamientos particulares, contextos en los que se mueven y las emociones que acompañan a sus tomas de decisiones: los retos a los que se enfrenta por su profesión, las celebridades que admira y sigue, la información que comparte públicamente con sus contactos, las marcas que reflejan su estilo de vida y valores, y la relación que ya tiene con tu negocio o producto (¿te conoce?, ¿cómo llegó a tu tienda: por una recomendación o un anuncio? ).
De esta manera se empieza a dibujar el perfil de tu consumidor ideal, que es el buyer persona de tu producto. Es decir: ya tienes información suficiente para comprender las razones por las que eres un buena solución para esas personas. Tendrás los datos para crear contenido que realmente tenga un impacto en la forma en que interactúa con tu marca, desde una publicación de blog hasta esa oferta especial que sentirá que fue hecha a su medida (porque realmente lo es).

Crea la estrategia de marketing ideal para tu público meta

Esta etapa tiene en cuenta otros aspectos que requieren de la segmentación del mercado para informarte: los canales que utilizarás para hablar con tu público objetivo, el tono de comunicación con el que te identificas y lo que atraerá y complementará a tu público objetivo. para el grupo valor diario. Cuando se da cuenta de que tiene varios compradores a los que vale la pena enviar mensajes al mismo tiempo, los diferentes canales (incluso dentro del mismo género, como las redes sociales) permiten una segmentación más inteligente porque necesita adaptar su contenido para servirlo mejor. Lo que desea escribir en un blog es diferente de lo que desea twittear, no solo por los caracteres permitidos en cada plataforma, sino también porque la comunidad en Twitter está buscando algo completamente diferente a las personas a las que llega en el sitio a través de un boletín de noticias o enlaces de vuelta.

Aplica las acciones que diseñaste

En última instancia, tendrá un conjunto de acciones para todas las audiencias, según los canales y objetivos que mejor funcionen para cada grupo. Aproveche las herramientas que le permiten administrar sus campañas desde un solo lugar, como un CRM, y le brindan acceso a segmentos adaptados a las audiencias que ha creado, como Facebook Ads o Google Ads.

Mide tu desempeño

Recuerda que los anuncios más efectivos aparecen cuando las personas más quieren o necesitan encontrarlos, por lo que te recomendamos que analices las respuestas y conversiones que obtienes de tus esfuerzos. Nadie es perfecto y siempre puedes mejorar, así que usa tus éxitos y errores como lecciones para mejorar tu próxima estrategia. Si la investigación que lo ayuda a crear su segmento está bien fundamentada, sus datos no deberían ser malos. Pero si es así, eche un vistazo al primer paso y vea dónde necesita hacer ajustes. Otra cosa importante que ya hemos mencionado: su mercado objetivo y audiencia pueden seguir creciendo, evolucionando, transformándose y adaptándose con el tiempo. Así que guárdalos, distinguirlos por su nombre y regresa a ellos con tu estrategia de marketing. Su negocio crecerá con ellos, que es el objetivo perfecto.